Cuidar la Salud en Verano

Cuidar la Salud en Verano

El verano es una excelente oportunidad para cuidar de nuestra salud y preparar nuestro cuerpo para afrontar mejor los períodos más fríos del año.

Aprovechando el poder de las frutas rojas, puedes llenar tu cuerpo de antioxidantes y todo gracias a las fresas, arándanos y moras, ya que estas maduran en verano y ayudan a prevenir algunos de los cánceres más peligrosos, pero también reducen el riesgo de contraer enfermedades degenerativas relacionadas con la edad.

Días más largos y soleados conducen a pasar más tiempo al aire libre, tiempo que puede ser utilizado para realizar ejercicio y actividad física.

En las vacaciones, incluso si existen demasiados estímulos, definitivamente no debes dejar de dormir y para no interrumpir el ritmo del sueño, se recomienda dormir siempre a la hora habitual y en la misma cama, absteniéndose de consumir bebidas alcohólicas antes de irte a dormir, dado su renombrado poder excitante. Sin embargo, el alcohol debe consumirse moderadamente y en las comidas.

En cuanto a la nutrición, los alimentos naturales y de temporada son preferibles. Sólo de esta manera se pueden ampliar los beneficios del verano, que van desde una reducción de la presión arterial y del ritmo cardíaco hasta la prevención de los ataques cardíacos.

Por último y para proteger tus ojos de la exposición directa de la luz solar ultravioleta, te recomendamos llevar siempre gafas de sol y es que una práctica simple y obvia como esta puede ayudarnos a prevenir la aparición de ciertas enfermedades, incluyendo las cataratas.

¿Cómo cuidar tu cabello en verano?

Como hemos dicho varias veces, durante la temporada de verano nuestro cabello necesita más atención y mucho más cuidados y es que como bien sabes, la sal, el mar, el viento y el cloro de la piscina pueden causar daños irreversibles, ya que los debilita, aumenta la sequedad y la deshidratación de cada cabello individual.

Para evitar que nuestro cabello sufra daños graves, se debe tener cuidado a la hora de protegerlo, así que os vamos a enseñar algunos consejos simples y prácticos que deberás de poner en práctica:

  • Cuando te expongas a la luz del sol, recuerda siempre envolver tu cabello en un pañuelo o ponerte un sombrero de algodón, ya que esto te proporcionará una buena protección.
  • También puedes aplicar un buen spray protector, ya que este mantendrá en nuestro cabello la hidratación adecuada, evitando la formación de nudos.
  • Evita el uso excesivo del champú y enjuaga el cabello sólo con agua tibia y vinagre de manzana, aplicando después una buena mascarilla nutritiva.
  • Evita el uso de secadores de pelo, planchas y rizadores, deja que tu pelo se seque al sol, este te lo agradecerá.
  • Para eliminar la sequedad y dar suavidad y brillo a tu cabello, aplica una mascarilla de aceite de oliva virgen extra una vez por semana durante la temporada de verano. Aplica la cantidad correcta de aceite en las puntas y déjalo durante 20 minutos.
  • No te olvides comer frutas y verduras regularmente, porque las vitaminas y propiedades beneficiosas de estos alimentos, nutren el cabello profundamente.

¿Cómo cuidar tu piel en verano?

Según recuerdo, el invierno ha dejado en mi piel una buena dosis de impurezas, como  puntos negros y puntos blancos; los primeros los conocemos, estos últimos son aquellos que no tienen el punto negro pero permanecen bajo la piel obstruidos por el exceso de queratina. En resumen, el sebo que contienen no sale a la superficie.

Así que el primer paso es desintoxicar tu cuerpo del exceso de comida ingerida y puedes hacerlo llevando una dieta correcta y equilibrada, ya que tu cuerpo necesita frescura e hidratación, está sediento de frutas y verduras, necesitando también proteínas sanas y la cantidad correcta de carbohidratos.

Nada mejor que una dieta mediterránea que nos ofrecerá todos los nutrientes básicos que nuestro cuerpo necesita, así que estar a dieta significa no sólo adelgazar, sino que en este caso indica beneficios para nuestro bienestar, nuestra salud y nuestra belleza.