Cuidar la Salud en Primavera

Cuidar la Salud en Primavera

Hay mucha gente esperando la llegada de la primavera, la estación del despertar de los sentidos pero sobre todo las suaves temperaturas y el sol y aunque la primavera es una estación muy esperada para muchos, hay muchas personas que sufren de su llegada, ya que hay diferentes molestias asociadas con la llegada de la primavera como alergias y rinitis.

El físico de cada persona sufre un cambio de temperatura en primavera, por lo que es imprescindible cuidar tu físico antes de la llegada de la estación más suave del año.

Pero, ¿cuáles son las molestias que aparecen con la llegada de la primavera?

Uno de los problemas más frecuentes es la aparición del insomnio, dado el aumento de las horas de luz y la vuelta de la hora de verano, el físico y nuestra salud vive en cierto sentido una especie de “desorden” que nos lleva a tener un sueño mucho más inquieto, provocando incluso cambios repentinos de humor, irritabilidad e insomnio.

Con la llegada de la primavera los problemas relacionados con el insomnio están a la orden del día, así que mejor prevenirlos tratando de adoptar comportamientos más saludables, como seguir una dieta rica en triptófano.

Los alimentos como la pasta, el arroz o el pan contienen grandes cantidades de triptófano, alimentos que ayudan a relajarse y proporciona al cuerpo ayuda para hacer frente al cambio de estación. Además, el triptófano ayuda a regular los niveles de serotonina, que es una hormona clave para el estado de ánimo y el equilibrio sueño/despertar.

Pero con la llegada de la estación más suave del año hay diferentes cambios que nuestro cuerpo siente, incluyendo la fatiga típica de la temporada de primavera, que se puede combatir fácilmente con la nutrición y el uso de suplementos.

Cuidar nuestro pelo en primavera

Con la llegada del período más caluroso, el sol y el sudor tienden a debilitar el cabello, por lo que es imprescindible empezar a cuidar el cuero cabelludo y el cabello desde los primeros días de la primavera.

Para evitar que tus cabellos por el sol y el cambio de estación sientan cierto estrés, que los pueda debilitar pero también desfibrar y hacer que se sequen, es bueno empezar con tratamientos específicos.

Es imprescindible lavar el cabello al menos dos veces por semana y echarse al menos una vez a la semana una mascarilla reparadora o de refuerzo, prefiriendo los ingredientes delicados y naturales que nos ayudan a evitar posibles irritaciones.

La nutrición también juega un papel clave en el cuidado del cabello, por lo que es mejor seguir una dieta saludable basada en frutas y verduras de temporada.

Trata de hidratar tu cabello utilizando un champú adecuado para tu cuero cabelludo, pero debes evitar a toda costa peinar el cabello cuando este está aún mojado, así que trata de secar tu cabello adecuadamente con un secador de pelo.

¿Cómo cuidar tu piel en primavera?

Con la llegada de la primavera, no sólo debe florecer nuestro guardarropa, sino que la piel siente la necesidad de despertarse, de salir del gris invierno para liberar todo su brillo, así que nos corresponde a nosotros cuidarla lo mejor posible.

Pero, ¿cómo tratar la piel del rostro con la llegada de la primavera?

Lo primero que hay que hacer sería ir a un centro estético para someterse a una limpieza facial que libere los poros de las impurezas, dando nueva vida a nuestra piel. Después de la limpieza facial, sin embargo, hay muchas cosas que podemos repetir diariamente (o casi todos los días) en casa.

Todas las mañanas lávate bien la cara con un jabón suave, sécate bien, aplica agua micelar o un spray refrescante y antes de maquillarte, aplica una crema hidratante de día. Incluso por la noche debes cuidar la piel de la manera correcta.

La mascarilla a base de arcilla blanca, yogur y miel es ideal para restaurar la luz de la piel con la llegada de la primavera o para conseguir un efecto súper refrescante.

Un último consejo que te vamos a dar es que en primavera hay que prestar atención al sol, que aunque es agradable puede causar daños en la piel, por lo que en lugar de la clásica crema de día, se puede utilizar una crema protectora, de este modo los rayos UV ya no serán un peligro para nosotros.