10 mejores consejos para cuidar nuestra salud

10 mejores consejos para cuidar nuestra salud

Tener la posibilidad de poder llevar una alimentación que sea balanceada, descansar lo suficiente, hacer ejercicio todos los días como debería ser, mantenernos con una actitud positiva y al mismo tiempo evitar vicios, estos serían algunos de los consejos para que podamos cuidar de nuestra salud de la manera más adecuada, llevando un estilo de vida que sea más saludable y por lo tanto poder evitar muchas enfermedades a lo largo de los años.

Es por esta razón que el día de hoy dedicamos este artículo a los 10 mejores consejos para poder cuidar nuestra salud, así que toma buena nota.

Los 10 mejores consejos para cuidar nuestra salud

1. Tenemos que mantenernos lo suficientemente hidratados

Debemos tomar por lo menos 10 vasos de agua al día, de esta manera podemos mantener nuestro cuerpo hidratado y lo que es mejor, será de gran ayuda a la hora de desempeñar cada una de las funciones que son vitales, como por ejemplo, podemos mencionar la digestión, el transporte de cada uno de nutrientes a través de nuestra sangre a cada parte de nuestro organismo y la función de poder expulsar los desechos.

2. Tenemos que realizar actividad física regularmente o todos los días

Si tenemos la posibilidad de poder hacer actividad física por lo menos unas tres veces a la semana, con esto podríamos evitar el riesgo de llegar a padecer de enfermedades cardiovasculares, de osteoporosis, diabetes, entre muchas otras; es de gran ayuda para que podamos disminuir los niveles de colesterol en nuestro organismo y a su vez nos sentiremos completamente llenos de mucha vitalidad.

3. Debemos tener una alimentación que sea verde, esto quiere decir que tenemos que consumir frutas y vegetales

Lo que son los consejos de la Organización Mundial de la Salud nos dan la indicación de que es recomendable que podamos consumir por lo menos unas cinco raciones de frutas y vegetales al día, ya que estos nos darán un gran aporte de vitaminas, fibra y también de antioxidantes y al mismo tiempo nos ofrecerán la oportunidad de reducir la posibilidad de padecer de cáncer, tensión elevada y de enfermedades que puedan afectar de manera significativa nuestro intestino.

4. Equilibrar nuestras comidas

Tenemos que llevar una dieta que sea balanceada y en la que debemos incluir alimentos de todo tipo, ya que es la manera más indicada de poder darle garantía a nuestro cuerpo a la hora de tener el combustible y los nutrientes necesarios para  poder mantenernos sanos y realizar las actividades del día a día.

5. Descansar lo suficiente

En el momento que dormimos se produce lo que es la regeneración de las células y a su vez la restauración de cada una de las funciones de nuestro organismo.

Si dormimos ocho horas diarias, esto es algo que se encuentra asociado a un mejor crecimiento y memoria, pero al mismo tiempo a un menor riesgo de padecer hipertensión y de envejecimiento a temprana edad.

6. Reírnos siempre que podamos

Reír nos ayuda a mejorar la respiración y al mismo tiempo fortalece el corazón. Aparte de que en este proceso se liberan endorfinas que son de gran ayuda para nuestro cuerpo a la hora de poder enfrentarnos a las enfermedades.

7. Liberarnos completamente del estrés

El estrés nos puede traer consecuencias que son graves para nuestra salud, en especial, si lo mantenemos a largo plazo y es que el estrés debilita nuestro sistema inmunológico y lo hace mucho menos eficaz para combatir contra las bacterias.

8. Nada de vicios

Fumar y beber alcohol disminuye nuestro tiempo de vida y posee efectos que son perjudiciales en la salud de nuestro hígado, corazón, estómago, piel y sobre todo para nuestros pulmones.

9. Pensar en positivo

Si llevamos una actitud positiva, esto es algo que se encuentra relacionado con un tiempo de vida mucho más largo y es que alejar los malos pensamientos nos hará sentirnos mucho mejor, por lo tanto sufriremos mucho menos de enfermedades.

10. Tenemos que disfrutar del sexo

Se ha podido demostrar que durante el sexo se pueden llegar a quemar unas 350 calorías y se ponen en funcionamiento por lo menos unos 500 músculos.

Tener sexo seguro es capaz de mejorar nuestro estado de ánimo, llena de oxígeno nuestro cuerpo y al mismo tiempo nos hace completamente inmunes a varias enfermedades.

Con todo esto, podrás mantener una vida plena y saludable. Si te ha quedado alguna duda, pregunta a tu médico o a tu farmacéutico, incluso pregunta en tu farmacia online o parafarmacia online y ellos podrán darte los mejores consejos para llevar una vida sana

Cuidar la Salud en Otoño

Cuidar la Salud en Otoño

Al final de la pausa estival, basta con unos pocos días para insertarnos de nuevo por los miles de compromisos que animan rutinariamente nuestros días, así que si durante el verano habíamos curado mejor nuestra salud adquiriendo hábitos buenos y saludables, es casi “fatal” que las carreras y los ritmos apretados de los días de otoño, nos lleve a adquirir unos hábitos que no podemos llamar realmente “saludables“.

Este año nos comprometemos con nosotros mismos, así que ¡no descuidemos nuestra salud!

En primer lugar tenemos que hablar del enfoque en la nutrición

La dieta tiene una influencia significativa en nuestra salud, ya que los malos hábitos pueden llevar a deficiencias en nutrientes esenciales, excesos o desequilibrios nutricionales que pueden llevar a la aparición de diversas enfermedades que afectarán negativamente a nuestra calidad de vida.

Si durante el verano hemos comido fruta y verdura de forma más regular y abundante, debemos continuar por este camino, no debemos abandonar este hábito de alimentación saludable y tampoco debemos dejar de hidratarnos regularmente bebiendo mucha agua.

A continuación, os vamos a dar algunas sugerencias dietéticas y prácticas que pueden ayudarnos a sentirnos mejor, así que toma nota:

Por la mañana debes hacer un desayuno bueno y abundante (no sólo un café) porque es necesario para proporcionar a nuestro cuerpo la reserva de energía adecuada para hacer frente al día; si nuestro cuerpo lo requiere, debemos parar para poder tomar un pequeño bocadillo, fruta o galletas a media mañana.

No debemos saltarnos el almuerzo y que debe ser sin calorías, bajo en grasa pero rico en fibra, ya que debe devolvernos la energía que gastamos, pero al mismo tiempo no debe ser engorroso y debe permitirnos seguir trabajando.

No se debe llegar a la cena con ansia y hambre, ya que durante el día se ha ayunado casi y es que la tendencia a recuperar el “alimento perdido” puede empujarnos inevitablemente hacia dietas excesivas que ciertamente no son aconsejables.

Por supuesto que la dieta correcta debe estar asociada con el movimiento, así que no nos dejemos llevar por la pereza porque necesitamos hacer un mínimo de actividad física para mantener nuestro cuerpo saludable.

La actividad motora no sólo proporciona beneficios claros para el aparato cardiovascular, respiratorio y musculoesquelético, sino que también ayuda a reducir los niveles de lípidos en la sangre e influye positivamente en la esfera psicológica, ayudando a reducir el estrés emocional.

¿No tenemos tiempo para ir al gimnasio?

No importa, podemos comprometernos a caminar tanto como sea posible, no sólo en el fin de semana cuando nos liberamos de compromisos, sino también durante toda la semana, renunciando a utilizar siempre el ascensor, evitando siempre recurrir al coche o autobús para viajes cortos, decidiendo aparcar el coche un poco más lejos o bajar del autobús algunas paradas antes de nuestro destino.

No descuides el descanso nocturno, ya que cada uno de nosotros conoce el mínimo número de horas que tenemos que dormir para recuperar la energía necesaria y afrontar un nuevo día con calma, por lo que en la organización de compromisos y viajes, es aconsejable tener en cuenta esta necesidad primaria.

Nuestro bienestar físico depende fuertemente de nuestro bienestar psíquico, por lo que tratamos de organizarnos de tal manera que no renunciemos a nuestras pasiones (deportivas, culturales, recreativas en general) y a nuestros pasatiempos, así de esta forma vamos a poder contar con un tiempo libre agradable y estimulante y que nos ayudará a afrontar mejor nuestros deberes y responsabilidades diarias, además de darnos una gran carga de energía y entusiasmo.

Una última cosa bastante importante para poner en práctica o mantener, es dejar de fumar o si ya no fumas, ni se te ocurra empezar de nuevo. Nunca olvidemos que la suspensión del hábito de fumar es un gran beneficio para la salud tanto física como psicológicamente.

Higiene diaria de la piel

Utiliza agentes limpiadores que no irriten la piel, pero al mismo tiempo sean útiles para eliminar el sebo, las impurezas y los polvos finos que se pueden depositar en los poros, como por ejemplo, es recomendable usar un buen jabón de aceite de oliva hecho a mano, eficaz y delicado.

Cuidar la Salud en Verano

Cuidar la Salud en Verano

El verano es una excelente oportunidad para cuidar de nuestra salud y preparar nuestro cuerpo para afrontar mejor los períodos más fríos del año.

Aprovechando el poder de las frutas rojas, puedes llenar tu cuerpo de antioxidantes y todo gracias a las fresas, arándanos y moras, ya que estas maduran en verano y ayudan a prevenir algunos de los cánceres más peligrosos, pero también reducen el riesgo de contraer enfermedades degenerativas relacionadas con la edad.

Días más largos y soleados conducen a pasar más tiempo al aire libre, tiempo que puede ser utilizado para realizar ejercicio y actividad física.

En las vacaciones, incluso si existen demasiados estímulos, definitivamente no debes dejar de dormir y para no interrumpir el ritmo del sueño, se recomienda dormir siempre a la hora habitual y en la misma cama, absteniéndose de consumir bebidas alcohólicas antes de irte a dormir, dado su renombrado poder excitante. Sin embargo, el alcohol debe consumirse moderadamente y en las comidas.

En cuanto a la nutrición, los alimentos naturales y de temporada son preferibles. Sólo de esta manera se pueden ampliar los beneficios del verano, que van desde una reducción de la presión arterial y del ritmo cardíaco hasta la prevención de los ataques cardíacos.

Por último y para proteger tus ojos de la exposición directa de la luz solar ultravioleta, te recomendamos llevar siempre gafas de sol y es que una práctica simple y obvia como esta puede ayudarnos a prevenir la aparición de ciertas enfermedades, incluyendo las cataratas.

¿Cómo cuidar tu cabello en verano?

Como hemos dicho varias veces, durante la temporada de verano nuestro cabello necesita más atención y mucho más cuidados y es que como bien sabes, la sal, el mar, el viento y el cloro de la piscina pueden causar daños irreversibles, ya que los debilita, aumenta la sequedad y la deshidratación de cada cabello individual.

Para evitar que nuestro cabello sufra daños graves, se debe tener cuidado a la hora de protegerlo, así que os vamos a enseñar algunos consejos simples y prácticos que deberás de poner en práctica:

  • Cuando te expongas a la luz del sol, recuerda siempre envolver tu cabello en un pañuelo o ponerte un sombrero de algodón, ya que esto te proporcionará una buena protección.
  • También puedes aplicar un buen spray protector, ya que este mantendrá en nuestro cabello la hidratación adecuada, evitando la formación de nudos.
  • Evita el uso excesivo del champú y enjuaga el cabello sólo con agua tibia y vinagre de manzana, aplicando después una buena mascarilla nutritiva.
  • Evita el uso de secadores de pelo, planchas y rizadores, deja que tu pelo se seque al sol, este te lo agradecerá.
  • Para eliminar la sequedad y dar suavidad y brillo a tu cabello, aplica una mascarilla de aceite de oliva virgen extra una vez por semana durante la temporada de verano. Aplica la cantidad correcta de aceite en las puntas y déjalo durante 20 minutos.
  • No te olvides comer frutas y verduras regularmente, porque las vitaminas y propiedades beneficiosas de estos alimentos, nutren el cabello profundamente.

¿Cómo cuidar tu piel en verano?

Según recuerdo, el invierno ha dejado en mi piel una buena dosis de impurezas, como  puntos negros y puntos blancos; los primeros los conocemos, estos últimos son aquellos que no tienen el punto negro pero permanecen bajo la piel obstruidos por el exceso de queratina. En resumen, el sebo que contienen no sale a la superficie.

Así que el primer paso es desintoxicar tu cuerpo del exceso de comida ingerida y puedes hacerlo llevando una dieta correcta y equilibrada, ya que tu cuerpo necesita frescura e hidratación, está sediento de frutas y verduras, necesitando también proteínas sanas y la cantidad correcta de carbohidratos.

Nada mejor que una dieta mediterránea que nos ofrecerá todos los nutrientes básicos que nuestro cuerpo necesita, así que estar a dieta significa no sólo adelgazar, sino que en este caso indica beneficios para nuestro bienestar, nuestra salud y nuestra belleza.

Cuidar la Salud en Primavera

Cuidar la Salud en Primavera

Hay mucha gente esperando la llegada de la primavera, la estación del despertar de los sentidos pero sobre todo las suaves temperaturas y el sol y aunque la primavera es una estación muy esperada para muchos, hay muchas personas que sufren de su llegada, ya que hay diferentes molestias asociadas con la llegada de la primavera como alergias y rinitis.

El físico de cada persona sufre un cambio de temperatura en primavera, por lo que es imprescindible cuidar tu físico antes de la llegada de la estación más suave del año.

Pero, ¿cuáles son las molestias que aparecen con la llegada de la primavera?

Uno de los problemas más frecuentes es la aparición del insomnio, dado el aumento de las horas de luz y la vuelta de la hora de verano, el físico y nuestra salud vive en cierto sentido una especie de “desorden” que nos lleva a tener un sueño mucho más inquieto, provocando incluso cambios repentinos de humor, irritabilidad e insomnio.

Con la llegada de la primavera los problemas relacionados con el insomnio están a la orden del día, así que mejor prevenirlos tratando de adoptar comportamientos más saludables, como seguir una dieta rica en triptófano.

Los alimentos como la pasta, el arroz o el pan contienen grandes cantidades de triptófano, alimentos que ayudan a relajarse y proporciona al cuerpo ayuda para hacer frente al cambio de estación. Además, el triptófano ayuda a regular los niveles de serotonina, que es una hormona clave para el estado de ánimo y el equilibrio sueño/despertar.

Pero con la llegada de la estación más suave del año hay diferentes cambios que nuestro cuerpo siente, incluyendo la fatiga típica de la temporada de primavera, que se puede combatir fácilmente con la nutrición y el uso de suplementos.

Cuidar nuestro pelo en primavera

Con la llegada del período más caluroso, el sol y el sudor tienden a debilitar el cabello, por lo que es imprescindible empezar a cuidar el cuero cabelludo y el cabello desde los primeros días de la primavera.

Para evitar que tus cabellos por el sol y el cambio de estación sientan cierto estrés, que los pueda debilitar pero también desfibrar y hacer que se sequen, es bueno empezar con tratamientos específicos.

Es imprescindible lavar el cabello al menos dos veces por semana y echarse al menos una vez a la semana una mascarilla reparadora o de refuerzo, prefiriendo los ingredientes delicados y naturales que nos ayudan a evitar posibles irritaciones.

La nutrición también juega un papel clave en el cuidado del cabello, por lo que es mejor seguir una dieta saludable basada en frutas y verduras de temporada.

Trata de hidratar tu cabello utilizando un champú adecuado para tu cuero cabelludo, pero debes evitar a toda costa peinar el cabello cuando este está aún mojado, así que trata de secar tu cabello adecuadamente con un secador de pelo.

¿Cómo cuidar tu piel en primavera?

Con la llegada de la primavera, no sólo debe florecer nuestro guardarropa, sino que la piel siente la necesidad de despertarse, de salir del gris invierno para liberar todo su brillo, así que nos corresponde a nosotros cuidarla lo mejor posible.

Pero, ¿cómo tratar la piel del rostro con la llegada de la primavera?

Lo primero que hay que hacer sería ir a un centro estético para someterse a una limpieza facial que libere los poros de las impurezas, dando nueva vida a nuestra piel. Después de la limpieza facial, sin embargo, hay muchas cosas que podemos repetir diariamente (o casi todos los días) en casa.

Todas las mañanas lávate bien la cara con un jabón suave, sécate bien, aplica agua micelar o un spray refrescante y antes de maquillarte, aplica una crema hidratante de día. Incluso por la noche debes cuidar la piel de la manera correcta.

La mascarilla a base de arcilla blanca, yogur y miel es ideal para restaurar la luz de la piel con la llegada de la primavera o para conseguir un efecto súper refrescante.

Un último consejo que te vamos a dar es que en primavera hay que prestar atención al sol, que aunque es agradable puede causar daños en la piel, por lo que en lugar de la clásica crema de día, se puede utilizar una crema protectora, de este modo los rayos UV ya no serán un peligro para nosotros.

Cuidar la salud en Invierno

Cuidar la salud en Invierno

Con el invierno en el horizonte, es hora de comenzar a pensar en el futuro empezando a limpiar los armarios, afinar tu sistema de calefacción, impermeabilizar tu jardín, recoger leña, limpiar los canalones de escombros, reforzar un poco alrededor de las ventanas y puertas, etc.

Aunque esto es importante, es igual de importante mejorar tu salud

Hoy te vamos a dar cinco consejos para que puedas prepararte para los próximos meses de invierno y para que puedas mantener tu mente y tu cuerpo en la mejor forma posible.

Aprovecha la luz

A medida que los días se vuelven más cortos y la luz solar más escasa, muchas personas se sienten tristes y sufren de TAE o Trastorno Afectivo Estacional, que puede hacer que se sientan letárgicos y deprimidos y es que a medida que la primavera emerge y la luz se vuelve más abundante, los estados de ánimo generalmente mejoran.

Pero, ¿por qué pasar los meses de invierno con tristeza? En vez de eso lucha contra la luz.

Se dice que la terapia de luz es un antídoto particularmente eficaz contra los sentimientos de fatiga y tristeza y que a menudo llegan con el invierno. Así que te vamos a dar varios consejos, ya que puedes salir a caminar al aire libre en un día luminoso, poner más luz en tu casa o poner un reloj luminoso o una lámpara al lado de tu cama o usa.

Alivia tu dolor

Para muchos de nosotros, los dolores y las molestias son más comunes en los meses de invierno por un gran número de razones y es que con el frío, las articulaciones pueden ser menos elásticas y deben tomar más tiempo para calentarse (es por eso que puede ser difícil moverse cuando se sale de la cama por la mañana).

Y es que puede que seas una persona sedentaria durante los meses más fríos y como resultado, sentirse más rígido y menos ágil, ya que cuando las temperaturas se desploman, tus músculos pueden tensarse y ponerse rígidos.

Alivia tu dolor con un masaje caliente o frío, tú eliges

Te aconsejamos que trates la tensión y dolor muscular con un masaje casero, incluso un producto como un masajeador caliente/frio pude sernos bastante útil, ya que el calor ayuda a aumentar el flujo sanguíneo y afloja los músculos, mientras que el frío ayuda a reducir la inflamación e inflamación muscular.

Mejora tu sueño

Las puestas de sol más tempranas y con menos luz solar pueden hacer que duermas más de lo normal, por eso, es especialmente importante tener una buena noche de sueño para restaurar la energía perdida.

Algunos consejos que te podemos dar para dormir mejor es que practiques un ritual relajante a la hora de acostarse, como un baño caliente o algunos estiramientos suaves,  incluso también deberías de hacer ejercicio diario, evitando sobre todo las siestas si tienes problemas para dormir (especialmente las siestas por la tarde).

Mantente hidratado

Es posible que pases el verano rodeada de tu botella de agua, pero es igual de importante mantenerse hidratado en los meses más fríos.

Esto se debe a que nuestro cuerpo pierde agua en invierno, al igual que en climas cálidos y a través de procesos corporales regulares como respirar, sudar y orinar y aunque no todo el mundo es bueno para percibir sus necesidades de hidratación, busca signos de deshidratación como fatiga, aturdimiento, problemas para concentrarte, piel y boca resecas y por supuesto, sed.

Reemplaza la humedad

Cuando el termómetro se sumerge, también lo hace la humedad, algo que se debe a que el aire más caliente mantiene la humedad mejor que el aire frío.

Piel seca, labios agrietados, ojos con picazón, senos paranasales,  gargantas irritadas, incluso las fosas nasales secas también pueden hacer que sufras de sangrados nasales, lo cual también puede hacer que seas más vulnerable a los resfriados y a la gripe.

Y para terminar te recordamos que debes de beber mucha agua durante todo el día para mantenerte hidratado, aparte de que debes cambiar tus duchas largas y calientes por duchas más cortas y cálidas para evitar que tu piel se reseque.